Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 6 de enero de 2013

La Securitate, jarabe de palo

Volvemos a tocar el tema de esas agencias de información y seguridad con las que contaban ciertos países cuyo respeto por los derechos democráticos eran nulos.
La Rumanía comunista, un paraíso incomprendido
El invitado de hoy es.... la temida "Securitate". Su nombre infundaba más respeto que una pareja de Guardias Civiles con bigote, capa y fusil patrullando un camino. Brutal, inhumana, despiadada, su método de trabajo puede recibir muchos apelativos, pero lo que nunca podría recibir sería el Premio Nobel de la Paz.


Sus orígenes se remontan en la caída del gobierno pro-alemán rumano en la II Guerra Mundial y la llegada de las tropas soviéticas a poner un poco de orden en ese país de perros fascistas.
Como en los demás "Países Liberados" por los Unión Soviética, Rumanía adquirió las buenas costumbres y las ideas sobre política de su hermano mayor y ello incluye un departamento de Seguridad, dicho en otras
 Liberamos a los rumanos de los fascistas y les enseñamos nuestros valores democráticos
palabras, un Ministerio encargado de dar bofetadas a aquellos ciudadanos que pensaban  que el comunismo no era una buena idea y hacerles ver que estar en contra de ello era muy malo (y peligroso) para la salud.
Si juntamos los métodos soviéticos sobre como mantener el orden y la privilegiada mente de Nicolae Ceacescu obtenemos un bienestar social increíble (IRONIC MODE ON).

 Para aquellos no duchos en la vida de los hombres que más han contribuído a la humanidad les recuerdo que Nicolae fue el jefazo de Rumanía en el período de 1967-1989. Realizaré otros artículos hablando de él y demás sujetos similares, en una serie llamada "Los chicos más populares (y con el falo más grande) del Insti" y ya veréis la cantidad de buena gente que poblaba este planeta.
Nicolae, benefactor de la humanidad
Volviendo al tema que nos ocupa, la estructura ya estaba hecha, los rumanos ya tenían un servicio de seguridad heredado del pérfido gobierno fascista anterior así que los rusos sólo tuvieron que hacer un "copia y pega", eliminando a los que no tenían a Stalin como contacto en el whatsapp y colocando a sus chicos de confianza.
Y desde su creación formal en el año 1948 no tardaron en llevar a cabo su trabajo de forma efectiva:
- Manipulando la opinión pública contra un disidente: después de darte una buena lección a base de palos te soltaban en la calle y esparcían el rumor de que eras un asiduo a rituales de una secta violenta, lo bueno era estar alejado de ti.
- Encerrando a los rebeldes en un psiquiátrico: hay que estar loco para no reconocer al sistema comunista como lo mejor que te ha pasado en la vida.
- Contratando a verdaderos profesionales del exterminio selectivo, como el conocido "Chacal": si hay alguien que daporculo molesta en el extranjero pues se recompensa a la buena persona que sea capaz de acabar con las injurias perniciosas vertidas sobre el Gobierno.
- Creando centros de reeducación: aquí hago un inciso por la importancia que adquirieron estos spas para disidentes estresados. El llamado "Experimento Pitesti".
El primer vice-director de la Securitate era un tipo muy simpático llamado Nicolschi, ya había trabajado para los soviéticos en su organismo de seguridad, un chico con experiencia y con inquietudes. Quería lograr lo que sus jefes no consiguieron, que los niños malos que no querían abrazar el comunismo lo hicieran y que además obligaron a otros a dar ese paso. Así que reunió a un grupo de presos que anteriormente fueron unos perros fascistas al servicio del anterior régimen, pero que cambiaron de bando cuando vieron su culo peligrar. Los llevó a una prisión sita en la ciudad de Pitesti, original el nombre del experimento, y allí formaron un grupo de reeducación con otros presos. El sistema era sencillo, 4 pasos que cualquiera puede hacer en su casa y sin ayuda:
1º.- Desnudar al candidato, llenarlo de hostias golpes, interrogarlo día y noche sobre todos sus secretos personales y más palos.
2º.- Con una buena ración de bofetadas y restricción de la comida se preguntaba sobre cualquiera que lo ayudara o fuera magnánimo con él dentro de la prisión. Si delataba a un compañero de celda se pasaba a la siguiente fase, si se resistía se volvía a repetir los pasos 1 y 2.
3º.- Siguiendo la rutina de los pasos 1 y 2, debería blasfemar en todos los idiomas posibles de todo lo que tenía por bueno y renunciar a su vida anterior. Nada de familia, amigos, religión, política (a excepción del comunismo), todo era defenestrado.
4º.- Como prueba final de su reconversión el candidato tenía que escoger a un compañero de celda y decorarle la cara a base de guantazos hasta conseguir de él una confesión, seguramente fuera falsa, pero a base de tortazos uno firma lo que sea.
Ahora  se podía juntar con el grupo de presos originarios de la receta anterior y ya tenemos a un perfecto comunista que obligará a otros a seguir el mismo camino. Sí, el sistema estaba bien pensado y era efectivo, pero tenía unas nimiedades, solían suicidarse, volverse locos o morir al pasar por los puntos 1,2 y 3.
Nicolschi, este aventajado de las políticas de reinserción social, pensaba llenar el país con esta clase de spas de 5 estrellas. Pero la Comunidad Internacional se enteró de lo sucedido, se llenaron de envidia cochina y condenaron esta vía de reeducación.
Nicolschi, grandes dosis de amabilidad e inteligencia en la misma persona
 El Gobierno decidió acabar con todo, juzgando y matando a los presos cabecillas (los que iniciaron todo el proceso) y regalarle el  puesto de Secretario General en el Ministerio del Interior a Nicolschi. Ya se sabe, algunos pérfidos capitalistas fascistas se infiltraron en los servicios penitenciarios y la liaron parda, bla, bla, bla... y con esta excusa el Gobierno intentó hacer creer al mundo que ellos no sabían nada.

Para dar rienda suelta en su búsqueda de maliciosos contrarevolucionarios, la Securitate contaba en su máximo año de esplendor con unos 34,000 agentes.
Examen de ingreso: saber golpear, amenazas en varios idiomas y adorar a Nicolae
Sobra decir que eran auténticos fanáticos en su trabajo, sin llegar a ser unos metódicos como sus compañeros de la Stasi, pero lo compensaban con más brutalidad. Sin contar con la ayuda de los informantes, sí, al igual que nuestra querida Stasi de la RDA la Secutitate tenía una amplia red de auténticos chivatos. Se calcula que por lo menos había uno por cada 50 habitantes, otras fuentes más melodramáticas lo aumentan a 1 por cada 23 vecinos. Desde tus compañeros de escuela hasta tus compañeros del trabajo, cualquiera podía delatar tus pensamientos antisistema y anticomunista.

El que sea un friki del fútbol recordará a un jugador del Barcelona llamado  Gica Popescu, pues bien, a los 19 años firmó un documento declarando su colaboración para hacer informes sobre sus compañeros de equipo en aquellos años. Ya se sabe, siendo tan jóvenes son propensos a ser unos disidentes o pensar en desertar a algún país decadente capitalista. Menos mal que había gente como Popescu para alertar a las autoridades de esos comportamientos indecentes.
Gano la liga española y de paso hago un informe sobre mis compañeros


¿Y si me confieso en una iglesia?, pues nada, hay muchas posibilidades de que el párroco sea otro colaborador y le cuente a un oficial de la Secutitate  que escuchas por la radio un dial extranjero, con su música rebelde y sus críticas al bueno de Nicolae.

Otra fuente de información la obtenían de su propia red de prostitución. Curioso, el echar mano de  ese recurso cuando ejercer de ramera estaba prohibido por el propio Estado. Pero todo por el bien del país, subir y bajar pieles es un pequeño sacrificio para sonsacar información a turistas sospechosos, hombres de negocios extranjeros, políticos bajo el punto de mira y todo al que se necesitara arrancar secretos a golpe de cadera.  Algunos de vosotros pensareis que los oficiales de la Securitate se escondían de un ardor patriótico sin igual para disimular y tomar esas decisiones tan puteriles denigrantes.Y que a la caída del régimen no dudaron en vender o chantajear con unos vídeos subidos de tono de las personas que habían caído en los encantos de aquellas mozas, para sacar un buen puñado de billetes. Sois unos mal pensados.
Trabajando por el bienestar del Estado

Dicen las malas lenguas que tanto el Mossad (servicio secreto israelí) como la OLP buscaban cierta filmación de Yasser Arafat jugando con su serpiente de un único ojo con otros hombres vigorosos. Incluso el CESID español pasó una temporada en la capital comprando cintas VHS, me pregunto quienes serían los afortunados actores.
Aparte de grabar curiosas películas de amor eran los encargados de pinchar los teléfonos públicos y privados de los sospechosos así como leer su correo. Y todos los Telex y telegramas del país pasaban por sus manos, no se podía negar que tenían trabajo todos los días.
Cualquier extranjero era fichado por ellos y también era controlado el ignomioso rumano que intentara tener contacto con él, nunca se sabe si quería escapar del paraíso socialista.
Tenía una sección que se dedicaba a erradicar de molestos parásitos disidentes con un toque especial. Nada de disparos o palizas a mansalva, utilizaban venenos varios y ese glamour que te da el uso de material radiactivo.

Se calcula que unos 10,000 rumanos murieron por causa directa de la Securitate, las cifras son siempre hipotéticas ya que los 35 kilómetros de archivos que se guardan en estanterías de 2 metros siguen siendo casi tan secretos como lo fueron en su vida pasada. Los antiguos agentes están tan bien posicionados y tienen tanto poder en la política rumana actual que si no fuera por el toque de atención de la Unión Europea: "por mis cojones narices que no entráis en la Unión si no empezáis a desclasificar los archivos de la Securitate" y el gobierno rumano empezó a ceder. Para ello destinó a 235 funcionarios, una cantidad insignificante comparada con la cantidad de papeles con la que tienen que lidiar a diario, y con la condición que la información que afecte a la seguridad actual del país no pueda ser pública. En definitiva, que no tienen mucha ganas de colaborar con desvelar quien trabajó con la Securitate.
Millones de folios, ¿es qué no conocían el formato PDF?

Un ejemplo es el SRI, los servicios secretos de la Rumanía democrática. Se calcula que un 1/3 de sus agentes son antiguos securitatis y sus pensionistas están tan bien renumerados que cobran el doble que otro jubilado normal. No es de extrañar que sigan controlando los designios del país (también ayudan las cintas VHS que comenté antes).
En la navidades del ´89 y cuando el ejército se unió a todo rumano con edad de hostiar golpear para derrocar a Ceacescu & Family, únicamente los fanáticos de la Securitate seguían apoyando el régimen, pero el Gobierno comunista no pudo con la sublevación y  acabó en cenizas. Se acababan así sus 40 años de orden público impuesto a base de amenazas, golpes, suicidios asistidos e impunidad total.
"Época de oro", Nicolae y su particular sentido del humor

Conclusión: no fueron los más guapos, ni los más listos y tampoco tuvieron  el falo más grande entre los servicios de seguridad del bloque comunista, pero sí se hicieron un hueco en la historia como uno de los más brutales y persuasivos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario